Yuu-kun está tomando un baño y por fin se siente tranquilo porque cree que la maldición de la botella ha desaparecido y todo volverá a la normalidad. Aunque el sexo era algo increíble y que él disfrutaba mucho, ya se estaba cansando porque eso de follar con tres mujeres al mismo tiempo era súmamente agotador, las energías se le acababan y su cuerpo no producía mucho semen para saciar a sus tres libidinosas hermanastras. Pero hoy se dio cuenta que aún la maldición no se había ido porque su gata se seguía convirtiendo en una mujer lujuriosa la cual le pedía sexo y en la bañera se la empezó a mamar. Su gata no se contentaba con él y se metía al cuarto de sus hermanastras para buscar placer, ahí se darán cuenta todas que aún la maldición está presente y tratarán de buscar una solución.

Descargar video en HD

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*