Las meseras de este Café se ven tan pervertidas en estos trajes diminutos y sexys que los clientes acuden con sus cámaras fotográficas y celulares para tomarles fotos. Lo hacen sin que ellas se enteren, por lo menos eso es lo que muchos de ellos piensan, pero luego de verse descubiertos no son recriminados por esto, es más, al ver sus fotos ellas se sienten más deseadas y se vuelven aún más coquetas. Hoy veremos que el hijo de la dueña seguirá con sus aventuras amorosas, pero luego de acabar sentirá un vacío en su vida. Será el momento en que la pasión prohibida se apodere de su ser y empiece a pensar y hacer cosas prohibidas.


Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*