El día de hoy veremos que el joven conserje está en la recepción del edificio como siempre haciendo sus labores diarias mientras que una de las dueñas de un departamento se la está mamando arrodillada. Justo en ese momento suena el teléfono y es, nada más y nada menos, que otra de las mujeres adúlteras que le dice que puede subir a su departamento porque su marido ya se ha ido y que hay comida. Ella se refiere a dos tipos de comida, la primera es el alimento para el cuerpo y la segunda es el apetito sexual que se la abierto a esta mujer que está loca por el pene joven del conserje. Una vez dentro del departamento y luego de comer, este jovencito se aventará sobre aquella mujer excitada y ella le dirá que se la clave hasta el alma con mucha fuerza y no parará de gemir hasta venirse.


Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*

3 Comments