Desde jovencita siempre se sintió fuertemente atraída al sexo y era considerada la puta de la escuela, pero cuando conoció al hombre que sería su esposo su vida, aparentemente cambió. Pensaba que aquellos tiempos donde el sexo era su adicción habían terminado, pero estaba equivocada. La necesidad de sentir otro pene en su cuerpo era muy grande y una deuda fue la excusa perfecta para entrar en el negocio del porno con el que ganaría mucho dinero.


Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*